‘Oro líquido’ le llaman al aceite de oliva virgen extra y no es casualidad. El aceite de oliva virgen extra es el ingrediente estrella de la gastronomía española y es conocido y empleado desde la antigüedad por las grandes civilizaciones, no solo por ganarnos en sabor sino también por curarnos en salud. De hecho, los consumidores de esta delicatesen se vuelven cada vez más sibaritas y demandan la excelencia, pero también exigen variedad, una de ellas es la arbequina.

El aceite de oro líquido de arbequina es dulce, sin regusto amargo. Tiene innumerables propiedades que son beneficiosas para la salud y para sacarle su máximo provecho:

  • Mejor en crudo. Los aromas sutiles y delicados de la arbequina es muy recomendable para utilizarlo en platos que no precisen cocinado para así conservar todas sus denotaciones naturales. Por ello, es ideal para platos que necesiten aromatización como las ensaladas, verduras a la parrilla, marinado, salsascomo la mayonesa, el alioli y la vinagreta; cremas frías (salmorejos y gazpachos); masas de repostería (como sustituto de la mantequilla) y frutas tropicales ácidas.
  • Sin especias. Si quieres un plato rico en sabor pero también en aroma e incluyes como ingrediente aceite de oliva de arbequina, ¿para que echar especies? Una de las características del aceite de arbequina es que suele ser bastante aromático. De hecho, todo degustador en su cata denota toques afrutados debido al alto porcentaje en ácidos poliinsaturados que suele contener.
  • El favorito de principiantes. Tanto para inexpertos, ya sean niños o adultos que quieran aventurarse en el mundo de las catas, como para noveles cocineros. El aove de arbequina es el mejor aliado para aquellos inexpertos que quieran iniciarse en el mundo gourmet y afinarse el paladar para habituarse al consumo y elaboración de delicatesen con gotas de oro líquido.
  • Hacer estómago. Los aceites de arbequina suelen recordar a las papillas de frutas de los pequeños. Su aroma se debe al alto porcentaje de ácidos poliinsaturados que suelen contener. Por su composición en ácidos grasos es un alimento similar a la leche materna, que pueden tomar los pequeños de cuatro meses. De hecho, se aconseja que el consumo de aceite de oliva virgen extra se incluya en las comidas ya en la infancia para así introducirles nuevos sabores.

Related posts: