Hoy celebramos el Día del Niño en España, una fecha muy especial en la que recordamos los derechos básicos de los menores en nuestro país. Es un día para celebrar la educación, su crecimiento y su protección. Y qué mejor manera de celebrar este día que pensar en la alimentación de los más pequeños. Porque ellos se merecen lo mejor para su desarrollo. Estas claves te ayudarán a introducir a los jóvenes en la dieta mediterránea, una apuesta saludable por una buena nutrición.

Esencial para los más pequeños

El aceite de oliva tiene un papel fundamental en la nutrición desde una edad muy temprana. Su vitamina E ayuda al crecimiento y la mineralización de los huesos, uno de los aspectos esenciales en la alimentación de los niños. Es una grasa saludable que les aporta la energía suficiente para afrontar un día, sin tener que recurrir a grasas poliinsaturadas.

Trucos para tomar aceite de oliva

Sabemos que la lucha por la comida es uno de los mayores hándicaps a la hora de introducir una alimentación saludable. Sin embargo, no hay que desesperar. Los sabores y texturas nuevos nunca resultan fáciles de consumir, por lo que lo importante es la paciencia e ir añadiéndolos a nuestra rutina poco a poco. El fin consiste en conseguir que probar nuevas mezclas de sabores les llame la atención, de manera que podremos saber qué les agrada más o menos.

A los bebés se les puede empezar a introducir a partir de los seis meses, ideal en los purés. Añádele un chorrito de aceite a tus purés, dándole más suavidad al plato. Recuerda que a los bebés hay que ir introduciéndolos en sabores poco a poco, ya que pueden rechazarlos rápidamente, así que cuida poco a poco este proceso.

A medida que van creciendo, lo pequeños de la casa comienzan a desarrollar manías o hábitos menos saludables. Es el momento de fomentar una rutina diaria, que hay que complementar con deporte, establecer buenas horas de sueño y una buena hidratación.

Una idea genial es tomar aceite de oliva con la tostada, perfecto para comenzar el día con buen pie. Es muy importante el consumo de frutas y verduras, por lo que decántate por el uso de aceite de oliva en vez de aceite de girasol o mantequilla. Es mucho más saludable y sabroso. Y tampoco dejes fuera carnes, arroces o pescados. Un arroz salteado, unas pechugas de pollo a la plancha o una caballa en papillote.

Recuerda que consumir una o dos cucharadas de aceite de oliva al día, conseguirá complementar tu dieta de una manera muy sana.

Beneficios del aceite de oliva

Todos sabemos que el aceite de oliva es la base esencial de la dieta mediterránea, valorada mundialmente por sus grandes beneficios para la salud, que nos aporta una alimentación equilibrada. Échale un vistazo a la lista que encontrarás a continuación para saber cuáles son sus características saludables:

  • Favorece la digestión.
  • Previene enfermedades cardiovasculares
  • Ayuda a la mineralización de los huesos
  • Combate el estreñimiento
  • Atrasa el envejecimiento
  • Es un aliado contra la diabetes
  • Tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias
  • Posee propiedades anticancerígenas
  • Hidrata la piel
  • Aporta sensación de saciedad
  • Controla el colesterol
  • Previene el deterioro cognitivo
  • Disminuye la presión arterial

Sano y delicioso. El aceite de oliva es una gran opción a la hora de establecer una alimentación saludable, por lo que no dudes en utilizarlo en tus platos. Teniendo en cuenta la gran lista de beneficios, es imposible obviarlo a la hora de preparar una receta para los pequeños de la casa

Related posts: