Una buena nutrición y ritmo de vida saludable son los grandes objetivos de médicos y especialistas, que tratan de establecer buenas costumbres en la población. Lo cierto es que cada vez es más común que la sociedad esté preocupada por su salud y por adoptar buenos hábitos tanto en la cocina como en su rutina diaria, pero aún queda mucho trabajo por hacer. En el Día Mundial de la Alimentación, hablamos de qué podemos hacer nosotros para contribuir a mejorar nuestras comidas, el consumo responsable de alimentos y a nuestra salud. Hoy es un día para reflexionar y concienciarnos sobre la importancia de reducir el número de desechos.

Orígenes del Día Mundial de la Alimentación

Este importante día fue creado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), un organismo de la ONU que dirige actividades para acabar con el hambre, así como ayuda a los países para que mejoren sus actividades pesqueras, forestales y agrícolas, asegurando la buena alimentación de todos.

Esta iniciativa es seguida mundialmente por millones de personas, que ayudan a visibilizar los problemas con el hambre, así como los problemas de alimentación y las buenas costumbres alimentarias. Hoy, personas de todo el mundo proponen medidas para ponerle remedio a los problemas de producción agrícola, promover la actividad rural, concienciar sobre la importancia de la protección de la naturaleza y fomentar la solidaridad mundial. Una responsabilidad de todos por el futuro de todos.

Buenas costumbres en nuestra alimentación

Nosotros también podemos adoptar buenas costumbres en nuestra alimentación para promover una vida saludable en nuestro hogar y a los que más queremos. Consumir los nutrientes necesarios para una dieta equilibrada nos ayudará a que nuestro cuerpo se encuentre en el mejor estado para su funcionamiento, lleno de energía. No olvides complementarlo con una buena hidratación, ejercicio y un buen descanso, esenciales para garantizar una rutina sana en nuestro día a día.

A continuación, puedes encontrar una lista de costumbres alimenticias que nos ayudarán a fomentar un menú equilibrado en nuestra casa:

  • Realiza cinco comidas diarias: las comidas deben estar bien distribuidas a lo largo del día, consiguiendo realizarlas en cinco tomas; desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena. De esta manera, evitarás el picoteo entre comidas e irás dándole a tu cuerpo los nutrientes que necesita para seguir trabajando.
  • Una alimentación variada: combina en tu dieta alimentos de diferentes grupos de la pirámide alimentaria, reduciendo el número de grasas trans y fomentando una amplia variedad de opciones en tu menú. Prueba diferentes recetas y encuentra tu forma favorita y sana de consumir los alimentos que más proteínas nos dan.
  • Reduce las grasas malas: la bollería industrial y comida rápida son algunos de los grandes males de nuestra alimentación, que han llegado a provocar graves casos de obesidad y carencias en los nutrientes que nuestro cuerpo más necesita. No significa que tengamos que eliminarlas por completo, aunque es lo ideal, pero sí debemos reducirlas en favor de alimentos más saludables. Eso sí, no deseches las grasas buenas, como el aceite de oliva, que ayuda a tu organismo a la absorción de nutrientes.
  • La importancia del agua: una buena hidratación es básica para una buena alimentación. Mejora el funcionamiento de nuestro cuerpo, nos da vitalidad y nos ayuda a estar en perfecto estado ante cualquier actividad. No solo recurras a cuando el cuerpo te pida agua, sino que crea el hábito de beber agua regularmente. De esta forma, nuestro cuerpo irá limpiando toxinas.
  • Cuidado con el azúcar: así mismo, el azúcar se ha convertido en otros de los grandes males de nuestra sociedad. Reduce los dulces por fruta y obtendrás el azúcar que necesitas de una manera mucho más saludables para nuestro organismo.
  • Imprescindibles frutas y verduras: los médicos nos aconsejan que debemos consumir al menos 5 piezas de fruta y verdura al día. Nos ayudan a limpiar nuestro organismo y a proveernos de la fibra que necesitamos. Además, en la variedad está el gusto, así que decántate por productos de temporada y prueba sabores diferentes durante le año.

¿Quieres implicar a todos en casa para fomentar una vida saludable? Propón que los menús semanales se hagan en familia, enseñándole a los pequeños de la casa la importancia de una alimentación variada y sana. Las comidas no tienen que ser aburridas. Sorpréndelos con recetas ricas y divertidas que te ayuden a introducir frutas y verduras en sus comidas. Disfruta en familia y con tranquilidad, masticando despacio los alimentos y consiguiendo que la digestión sea la adecuada. ¡Es más fácil de lo que crees!

Sostenibilidad en la cocina: el consumo responsable en nuestra alimentación

Además de mantener un ritmo de vida saludable, también tenemos que tener en cuenta que debemos ser responsable con los desechos alimentarios, fomentando la sostenibilidad en nuestro hogar. La clave está en aprovechar al máximo la comida de la que disponemos, reduciendo el número de alimentos que tiramos.

Todo esto comienza comprando lo que necesitamos y no en exceso, de manera que tengamos claro el cálculo de la comida de la que disponemos. Por otro lado, podemos establecer trucos para conservar mejor los alimentos y, los ingredientes que nos sobran, podemos usarlos para hacer recetas nuevas. Despierta tu ingenio y encuentra maneras de aprovechar lo que tenemos en casa. Y si tienes comida guardada, no calientes toda la comida, sino aquellas que vas a consumir. Así, no solo aprovechas comidas, sino que además reduces gasto energético. Por último, pon especial atención a las fechas de caducidad y consumo preferente, priorizando los alimentos que se echarán a perder antes.

Aprender a ser conscientes de lo que comemos y ser más sostenibles en casa es esencial para asegurar el futuro de todos, una vida saludable y buenos hábitos. Súmate.

Related posts: