Los aceites de oliva virgen extra son, sin duda, únicos pues con sus propiedades aportan beneficios saludables para nuestro organismo. ¿Quieres descubrir algunas de ellas?

  1. Del olivo a la botella y de ahí a tu boca. Por eso el AOVE es 100% natural y el olor, el aroma, las vitaminas y todas las propiedades del fruto del que procede: la aceituna. Es el aceite que puede consumirse directamente virgen y crudo, tomando una cucharada sin ningún tipo de acompañante. De hecho estos aceites de alta calidad son los que verdaderamente deberían llevar la etiquetada de aceite, ya que es el único que realmente proviene de la aceituna.
  2. Defiende tu organismo. Posee un alto contenido en ácido graso monoinsaturado, uno de los más saludables de los ácidos grasos que pueden acompañar a nuestro organismo. El ácido oleico es una propiedad que fortalece el sistema inmunológico, defendiéndonos de microrganismos, bacterias o virus.
  3. No te oxides. Por su alto contenido en ácido oleico, polifenoles y vitaminas, el aceite de oliva virgen extra es un perfecto antioxidante inhibiendo los ataques de radicales libres en nuestro organismo.
  4. La tensión a raya El aceite de oliva virgen extra ayuda a controlar los niveles de colesterol, permitiendo establecerlos dentro de los parámetros recomendados, disminuyendo el LDL como el aumentando el HDL. Por eso es perfecto para estabilizar la hipertensión.
  5. El rey de los antiinflamatorios. El aceite de oliva virgen extra, dado su alto contenido en polifenoles, tiene un efecto similar a una décima parte de un ibuprofeno. La diferencia es que éste es un producto, 100% natural, fruto de la oliva, y no un producto químico.
  6. Salvavidas de recuerdos. Actúa como protector de célula cerebrales y previene la aparición de enfermedades neurodegenerativas como el deterioro cognitivo causado por el Alzheimer. Y por tanto previene del envejecimiento prematuro.
  7. Por dentro y por fuera. El AOVE frena la aparición de enfermedades cardiovasculares y arterioesclerosis. Es un regenerador natural interno, pero también externo. Gracias a su poder hidratante y nutritivo, rejuvenece la piel, retrasando el envejecimiento celular. ¡Evita las arrugas!
  8. Disminuye los niveles de glucosa. Una cucharada al día de AOVE para una persona diabética le permite disminuir la glucemia, mejorar el perfil lipídico y evita tener que usar a largo plazo dosis de insulina. Por ello, el aceite puede ser un bien para aquellos que no tienen los niveles de glucosa estabilizados.
  9. Clave en la dieta mediterránea. La dieta Mediterránea Tradicional es una de las mejores herencias que nos ha quedado de nuestros antepasados tan rica en propiedades que muchos no mediterráneos desearían tenerla.
  10. Para esos kilos de más. El aceite de oliva virgen extra ayuda a disminuir los kilos de más que no se desean tener. Esto se debe a que es un complemento ideal en una buena dieta ya que además de hacer más apetitosas las ensaladas por darle aroma y sabor, la cantidad necesaria es menor a la que se usaría con otro tipo de aceite. Por ello, el aporte en calorías sería menor al de la ingesta de otros aceites.

El consumo de AOVE nos aporta más beneficios que desvelos y además ayuda a conseguir estabilizarnos por dentro y por fuera, ayudando a gozar de una buena salud. ¿Conocías todas estas razones para consumirlo? A partir de ahora no olvides complementar tus platos con gotitas de AOVE, ¡son oro puro para nuestro organismo!

Related posts: