Hoy, en el Día Mundial de la Poesía, no podemos olvidar la importancia de los versos para el mundo del aceite, ya que los grandes poetas andaluces siempre recuerdan el paisaje de su tierra, lleno de olivares, cargados de aceituna. La poesía habla de las ideas, de los sentimientos, de los recuerdos. A través de las palabras, la poesía consigue hacerse un hueco en nuestra memoria.

Los olivares son el paisaje natural de las tierras andaluzas. El aceite de oliva su tesoro. Y este se repite una y otra vez en los imaginarios de la Generación del 98 y en la Generación del 27, donde se habla de la infancia, de los recuerdos, de las injusticias de la sociedad, de Andalucía. Grandes poetas de nuestra historia utilizaban sus versos para echarle una vista atrás al pasado o hacer una radiografía de su presente, buscando la paz.

Su amplio poemario

Olivares y olivares, decía Antonio Machado. Arbolé, arbolé seco y verdé, recogía en su poemario Federico García Lorca. La primavera ha venido dejando en el olivar un libro en cada nido, versaba Rafael Alberti. Dentro de la claridad del aceite y sus aromas, indican tu libertad, la libertad de tus lomas sentenciaba filosamente Miguel Hernández.

Y otros más contemporáneos también se inspiran en estos árboles. También como un canto hacia la igualdad, a la paz y al amor. Siempre recordando sus campos y sus olivares cargados de aceituna. Cae el cielo, y tú me amas, y el olivar nos a ti y a mí, escribe Antonio Gala. Ramo de oliva, vamos a verdear el aire, que todo sea ramos de olivos en el aire exalta Blas de Otero.

Su valor artístico

Fue en 1999 cuando la UNESCO decidió proclamar el 21 de marzo como el Día Mundial de la Poesía, una decisión que quería realzarla para valorar su nivel artístico. Además, es una maravillosa manera de apoyar su creación, la diversidad lingüística de todos los países y su supervivencia en nuestra sociedad.

La poesía, el género literario de las emociones, donde la metáfora y el simbolismo realzan la finalidad de un mensaje creativo, han estado presentes en el imaginario de nuestra sociedad, hablando de olivares y aceituna para retratar el paisaje andaluz. Enseñada en nuestras escuelas, muchos olvidan su papel reivindicativo y su alto nivel artístico.

Related posts: