Según expertos, la alegría es una emoción pasajera que se muestra por medio de la risa, y surge cuando realizamos cualquier cosa que nos produce placer, por ejemplo, tener éxito en el trabajo, estudio o situaciones personales. Se trata del estado de ánimo más confortable por el cual se puede pasar.

Sin embargo, esto no significa que tengamos que hacer solo aquello con lo que nos sintamos cómodos, al contrario, los expertos en esta materia aseguran que para ser felices hay veces que tenemos que salir de nuestra zona de confort y hacer cosas que no estamos acostumbrados o nos da miedo hacer.

Claro que esto no es lo único que nos hace experimentar este sentimiento de alegría, muchas otras cosas, personas, lugares, comidas, o incluso libros, nos pueden hacer sentir felices. Descubre algunos trucos para llevar una vida más alegre.

Elige ser feliz

Ser feliz es una decisión diaria, y al igual que vamos al trabajo o al gimnasio todos los días, esta requiere un compromiso constante.  Ninguno deberíamos seguir la vida que se espera de nosotros, sino la que realmente queremos, nuestra propia vida. Lo primero es tener las ganas de ser feliz, sal de tu zona de confort, deja viejas costumbres atrás, y comienza a hacer pequeños cambios en tu vida que te harán sentir esa sensación de bienestar y felicidad.

El éxito no te hace ser más feliz

En nuestra sociedad está arraigado el pensamiento de que cuanto más alto sea nuestro estatus social, nuestro puesto en el trabajo o incluso nuestro salario, más felices nos sentiremos.

No está mal pensar en querer realizar estos logros, lo que no debemos hacer es condicionar nuestra felicidad a dichos éxitos, demasiado efímeros para que sean nuestra razón para ser felices toda nuestra vida.

Por ello, debemos enfocarlo de forma contraria, como decía Albert Schweitzer: “El éxito no es la clave de la felicidad. La felicidad es la clave del éxito. Si amas lo que estás haciendo, entonces serás exitoso”

Rodéate de gente feliz

La felicidad, como dicen, es contagiosa. Estar rodeado de personas entusiastas y positivas nos transmite una sentimiento placentero y reconfortante. Algunos estudios sobre dicho fenómeno, aseguran que la felicidad puede ser un fenómeno colectivo. Cualquier tipo de influencia, tanto positiva como negativa, es importante, por ello, procura elegir bien a las personas con las que quieres rodearte.

Vive el ahora

No te dejes guiar por lo que sucedió o sucederá, debes centrarte y aprender a vivir el presente. Si lo pensamos detenidamente, no tiene sentido preocuparse por algo que ya ha pasado o por algo que todavía no ha sucedido. Esa nostalgia tan pesada que sentimos, los arrepentimientos o lo miedos a situaciones que todavía no hemos vivido, no tienen sentido alguno. Por ello vive y disfruta del presente.

Realiza una actividad física

Está demostrado que aquellas personas con trastornos depresivos que realizan una actividad física regular tienen mayor índice de recuperación, que aquellas que solo se medican. Si eres de esas personas que piensan que no hay nada mejor para recargar energías que un café o una siesta, prueba a hacer ejercicio regularmente y verás como tu energía y tu felicidad se multiplicarán.

Agradece lo que tienes

Da gracias por todo lo que tienes, cuanto más agradecido seas con la vida, más feliz te harán las pequeñas cosas. Disfruta de cada momento, como hemos visto anteriormente, vivir el presente y poner consciencia sobre cada cosa que haces es una forma de disfrutar de la vida.

Ayuda a otras personas

Lo más importante no es el tiempo o el dinero. Haz de la ayuda a otras personas, conocidas o desconocidas, una de tus prioridades. Con un simple gesto, aunque lo veas insignificante, puedes ayudar a alguien a ver que no está solo.

Proponte unas metas

Aunque no debemos centrarnos en lo que pasará en un futuro, una de las cosas que nos ayuda a sentirnos bien es proponernos objetivos y conseguirlos, ya que todos necesitamos metas para motivarnos y emocionarnos.

Aunque siempre debemos procurar tener unas metas alcanzables, ya que proponernos objetivos demasiado surrealistas puede llegar a ser frustrante. Para empezar, porque no te propones planear con tus amigos, familia o pareja, un viaje que os haga ilusión o cualquier otra actividad divertida.

Come saludable

Una buena alimentación siempre es importante para ser feliz. Pueden no gustarte ciertas verduras o pescados, pero siempre intenta tener una alimentación lo más variada posible. Además, existen ciertos tipos de alimentos que se han demostrado que favorecen el estado de ánimo, como las legumbres, el chocolate negro o el aceite de oliva virgen.

La felicidad y la alegría son más fáciles de alcanzar. Lleva un ritmo de vida saludable y date pequeños caprichos y recompensas por tus esfuerzos del día a día. Unas flores o una receta pueden ser los protagonistas de pequeños momentos con los que disfrutar. ¡Cambia el chip y fomenta una vida alegre!

Related posts: