Alma de Jerez nace de la pasión por el campo

Con la intención de ofrecer un aceite de oliva virgen extra de pago, lleno de aromas y matices. Un aceite cuidado y mimado desde el momento de la plantación hasta su embotellado, donde Alma de Jerez  garantiza la máxima calidad gracias a la trazabilidad exhaustiva durante todo el proceo de obtención de su aceite de oliva virgen extra.

olivas

Olivares

Setecientas hectáreas situadas en la fértil campiña jerezana, en la zona de Torrecera, poseen un excelente clima con inviernos suaves y veranos templados. Estas condiciones permiten una maduración pausada, lo que hace que se conserven mejor todos los aromas y sabores del fruto.

almazara

Almazara

Situada en el corazón de nuestra finca Ranchiles nos permite recibir la aceituna viva rápidamente. Esta es una gran ventaja, pues así logramos conservar todas las propiedades del fruto intactas. Siempre extraemos el zumo de oliva en frío y con tiempos cortos de batido, obteniendo así aceites que mantienen todos los aromas y antioxidantes naturales de este fruto milenario.

tecnología y calidad

Apuesta por la tecnología y la máxima calidad

En Alma de Jerez cuidamos de nuestros olivos aplicando las más modernas técnicas de cultivo. Para la elaboración de nuestros aceites las aceitunas son cosechadas mecánicamente y procesadas en muy pocas horas para evitar cualquier degradación.